El engaño del anti-imperialismo


En el transcurso del siglo XX el concepto de  socialismo ha llegado  a ser transformado de un movimiento con  objetivos asociado con la emancipación de la clase obrera, en un movimiento con objetivos relacionados con la llegada al poder de nacionalistas, y elites anti-imperialistas en los lugares económicamente menos desarrollados del mundo.

El punto de partida fue la llegada al poder en Rusia en el  1917 de una elite que había heredado su ideología del movimiento obrero, pero que en la práctica utilizo el Estado para desarrollar económicamente a Rusia y convertirla en una potencia que desafió a la dominación hegemónica  del mundo junto con  Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia. Como tal, proporcionó un modelo atractivo para la modernización de las élites en otros países que sufrían del  atraso económico y la dominación por parte de los Estados capitalistas industriales avanzadas de Occidente

El problema es que estas élites continuaron usando el lenguaje y la terminología del movimiento obreros con los que una vez estos conceptos  habían estado asociados. Por lo tanto, describieron su toma del poder como una "revolución de los trabajadores", y su árido régimen fue llamado “Estado Obrero”,  un ejemplo el cual todos los trabajadores del mundo debían apoyar,  Y describieron la acumulación de capital bajo los auspicios del Estado que estaban llevando a cabo  no como  capitalismo de estado, sino como "socialismo".

Marx, quien había señalado que cuando se  estudiaba la historia debería analizarse los movimientos sociales y políticos no  por lo que decían, sino por los resultados materiales de lo que estaban haciendo, habría sido el primero en comprender  que  sus propias teorías, se había convertido en la bandera de luchas muy diferentes sobre las cuales el escribió.

La Revolución inglesa de la década del 1640 se llevó a cabo bajo una ideología que se derivó del Antiguo Testamento. La Revolución francesa de la década de 1790 se derivó  de la época de los romanos. La Revolución rusa, la cual fue el equivalente de estas revoluciones anti —  feudales, se llevó a cabo derivándose de las ideas del movimiento obrero, pero no fue más que un intento de establecer el socialismo, así como lo había sido la Revolución inglesa con la intención de establecer la nueva Jerusalén,  o la revolución francesa para revivir la República Romana.

Aunque fue  Mao quien reemplazó la consigna "Trabajadores del mundo uníos" por "Pueblos oprimidos del mundo uníos", las raíces de este cambio de perspectiva se remonta a los tiempos de Vladimir  Lenin

Etapa más alta de Lenin (Imperialismo Fase Superior del Capitalismo)

En el exilio en Suiza en medio de la primera guerra mundial Lenin escribió un panfleto que él había titulado: “El imperialismo, fase superior del capitalismo”. En el argumentó que, a través de un proceso que había sido completado al final del siglo, el capitalismo había cambiado su carácter. El  Capital industrial y  el capital bancario se habían fusionado para convertirse en  capital financiero,  y la competencia capitalista  había dado paso al capitalismo monopolista  en el cual Trust, Carteles y otros acuerdos monopolísticos habían llegado a dominar la producción. Explicaba Lenin que debido al declive de ganancias de las inversiones en las metrópolis, estos monopolios estaban bajo presión económica para exportar capitales e invertirlos  en las zonas económicamente más  atrasadas del mundo donde las ganancias eran superiores.  Por lo tanto, Lenin enfatizaba que la lucha de los países capitalistas industriales  avanzados era asegurarse de mantener las colonias donde estas súper-ganancias eran obtenidas.

Lenin exageraba ambas cuestiones, tanto  el grado en  que el  capitalismo se había convertido en monopolio y la diferencia entre la tasa de ganancia en las metrópolis en comparación con  las zonas económicamente atrasadas del mundo. Pero las implicaciones políticas de su teoría  iban a probar ser bastante  perjudiciales para el movimiento obrero.

Después del 1917, cuando Lenin se convirtió  en unos de los comisario del régimen bolchevique en Rusia,  la teoría se amplió para argumentar que los países imperialistas estaban explotando  toda la población de las zonas económicamente atrasadas que ellos controlaban, e inclusive argumentaron que  una sección de la clase obrera en los países imperialistas se beneficiaron de la súper- ganancias obtenidos de la explotación imperialista de estos países en forma de reformas sociales y salarios más elevados,

Esto era una tontería en términos de economía Marxiana que no mide el nivel de explotación  basado en los altos o bajos salarios, sino en  relación con la cantidad de plusvalía producida en comparación con el monto de los salarios pagados, sean altos o bajos. Por esta medida se determina que  los trabajadores de los países avanzados eran más  explotados que los de las colonias, a pesar de sus altos salarios  debido a que cada obrero producía mayores ganancias.

La ampliación de la teoría de Lenin transformo la lucha entre una clase obrera internacional  y una clase capitalista internacional, en una lucha entre estados imperialistas y estados anti-imperialistas.  La lucha de clase internacional que el  socialismo abogaba fue reemplazada por  una lucha internacional entre los Estados.

La Revolución rusa fue situada dentro de un contexto anti-imperialista. Todo el análisis de Marx sobre el capitalismo era que el movimiento obrero primero triunfaría en los lugares económicamente más  avanzados del mundo, no en lugares relativamente  atrasados económicamente como como era Rusia. Lenin explicó  esta contradicción argumentando que Marx había descrito tal situación en la etapa pre- imperialista del capitalismo, y que una nueva etapa imperialista  había evolucionado después de su muerte, el Estado capitalista era tan fuerte que el desenlace  no tendría lugar en un país capitalista avanzado, sino en Estados imperialistas más débiles. Rusia zarista había sido el eslabón más débil de la cadena de países imperialistas y esto explica por qué fue allí  donde se había producido la primera "revolución de los trabajadores".

Esto  equivalía a decir que la Revolución rusa fue la primera revolución anti-imperialista, y en un sentido lo fue. Rusia fue el primer país en zafarse de la dominación de los países capitalistas occidentales,  y seguir un camino de desarrollo económico que dependía sobre el uso del Estado para acumular capital internamente, en vez de depender de la exportación de capital procedente de otros países.

En los primeros días del régimen bolchevique, cuando Rusia se enfrentó a una guerra civil y la intervención exterior por las potencias capitalistas occidentales, Lenin comprendió que el anti-imperialismo era  una carta que se podía jugar para intentar salvar a su régimen. Jugando la carta del anti – imperialismo significaba  apelar a las masas trabajadoras  de Asia no para establecer el socialismo, sino para llevar a cabo sus propias revoluciones anti-imperialistas. Los países “súper-explotados" fueron  alentados a buscar la independencia debido a que esto debilitaría los Estados imperialistas, que estaban poniendo presión sobre la  Rusia bolchevique.

Esta estrategia fue presentada al movimiento obrero de Occidente como una manera de provocar la Revolución Socialista en sus países. La clase dominante de los países imperialistas privados de  sus súper-ganancias ya no serían capaces de sobornar a sus trabajadores con  reformas sociales y salarios más altos; los trabajadores dejarían de ser seguidores del reformismo para abrazar la revolución socialista.

Después de la muerte de Lenin en 1924, esta estrategia de la formación de un frente "anti-imperialista" contra Occidente fue continuada por sus sucesores. Debido a que esta  estrategia ensenaba que todos los ciudadanos de una colonia, o en un país dominado tenían un interés común en la obtención de su independencia, es decir, un Estado propio, fue muy atractiva para los  ideólogos  nacionalistas y políticos de estos países.

Hicieron   un llamamiento a todos los habitantes de estos países  para unirlos detrás de ellos en una lucha común para lograr la independencia.  Como resultado de esta  estrategia, en estos países el “socialismo" se asoció con el nacionalismo militante en lugar del internacionalismo de la clase obrero  que había sido con anterioridad el planteamiento correcto. La lucha política llegó a ser vista como una lucha, no entre la clase trabajadora y la clase capitalista, sino  como una lucha de todos los elementos patriotas,  trabajadores, campesinos y capitalistas juntos, contra un puñado de elementos antipatriotas, traidores, quienes se habrían vendido a los imperialistas extranjeros.

El socialismo y el Marxismo, en su sentido original, en realidad, nunca han existido, ni se conoce en muchos países del mundo. Lo que se conoció y se conoce  como marxismo o socialismo es Leninismo. . Sólo ha sido hacia el final de este siglo que grupos de trabajadores de estos países han llegado a darse cuenta de que el leninismo y su ideología anti-imperialista no tenían nada que ver con el socialismo real. Pero el daño ya había sido hecho. Para  millones de trabajadores en gran parte del mundo socialismo aún significa  nacionalismo, patriotismo, y  capitalismo de estado que algunos de ellos todavía ven como algo positivo en lugar de ser  una barrera para la cooperación muta de la clase obrera  más allá de las fronteras nacionales la cual es  una condición esencial para el socialismo.

A través de la influencia que el capitalismo de estado Ruso ejerció dentro del movimiento obrero de los países Occidentales, para muchos de los militantes obreros en estos países, el socialismo significo lo mismo.  Los gobernantes rusos utilizaron los partidos comunistas fuera de Rusia como simples auxiliares de su política exterior, basados  en los intereses estratégicos de Rusia.  Era "progresista" todo aquello que concedía  con la política exterior de los intereses del capitalismo Ruso

Durante la década de 1950, Rusia se trasladó hacia una política de aceptación del statu quo con Occidente conocido como la "coexistencia pacífica". Los Leninistas Chinos, quienes llegaron al poder  bajo Mao en 1949, percibieron  el interés de su estado de una  forma diferente y trataron  de convertirse en los campeones del "antiimperialismo" en lugar de Rusia.

Las divisiones que surgieron  en el movimiento comunista mundial fueron provocadas no tan   superficialmente como aparentaban ser  el caso, por las diferencias sobre qué tácticas debería seguir el movimiento de los trabajadores, más bien fue sobre qué política de un llamado país socialista los obreros deberían apoyar. . Esta no fue una disputa que concernía a los intereses de la clase obrera. .

Desde sus inicios la teoría  del anti-imperialismo de Lenin  ha sido una desvergüenza al socialismo, debido a que  ha convertido la lucha principal en el mundo que es la lucha de  clase,  en una lucha entre estados imperialistas llamados reaccionarios, y  estados anti-imperialistas llamados progresistas. Esta teoría ha sido una peligrosa distorsion de la lucha de clase, lo cual ha motivado a que los trabajadores apoyen el asesinato de otros obreros en la defensa de los intereses de otros estados y su clase dominante

Movimiento Socialista Mundial